jueves, 27 de septiembre de 2012

El reino de los fantasmas



Te extraño sabes, como a mi misma, como a un milagro que nunca se cumplió. Esa promesa que nunca hiciste, que existió solo en mi. Tu abandono, tu insuficiencia, tu impotencia. No estas conmigo. Ese vacío existencial, ¿que hiciste? ¿A donde fuiste? Te pregunte muchas veces, no podés decir que no te busqué. Nunca vas a poder decir que me di por vencida porque en realidad la única que luchó acá para las dos fui yo. Soledad, ansiedad, angustia, dolor, pena, desamor, te gustó? ¿Hay siempre algo mejor que hacer o algún lugar mejor en el que estar distinto al que nos toca aca y ahora? ¿Porqué tenés siempre esa sensación de que hay algo que está mal en mi, que nunca soy lo suficientemente adecuada y completa?
Pasa por otro lado el tema, pasa porque no te gusta que tenga siempre que complacer. No te gusta como soy, no te gustan los horarios, no te gustan las responsabilidades. No te gusta nada de todo lo que arme. Pero esta vida también es para vos, aunque no se sirva, aunque no te alcance. Porque cada vez que intento acercarme y pedirte que vuelvas, miras todo lo que te ofrezco y pedís más, pedís cosas que no te puedo dar. ¿Conoces la metáfora del reino de los fantasmas hambrientos?

Un mundo habitado por seres fantasmales cuyos vientres están muy hinchados y digieren con dificultad, a la vez que sus  gargantas son tan estrechas e irritadas que apenas pueden tragar. Es así como no logran comer sin que hacerlo les cause dolor e indigestión, por lo que tienen hambre y sed permanentemente. Su hambre es enorme, cualquier intento de satisfacerla les provoca más dolor y sus posibilidades de satisfacción son mínimas. Tan grande es su frustración, que sus vidas comienzan y terminan en sus necesidades permanentemente insatisfechas...


Esto sos vos. Te aprovechas de mi tentativa de aproximación. Yo nunca voy a darte más de lo que te doy. Es lo que hay, es lo que soy. Anda, no vuelvas más si no querés volver. 

viernes, 20 de enero de 2012

Tu Mirada


Tu mirada evasiva me anima a pensar que algo sucede.

Tus ojos fríos, distantes, ocultan una verdad que hoy es tu cárcel.

Qué escondes, me pregunto. Jamás lo sabré

Porque el día que lo sepa esa verdad me destruirá a mi también

Tu mirada evasiva me anima a pensar que nada esta bien.

No me digas que es, no lo quiero saber.

Entre la agonía que le espera al impaciente y la ingenuidad del ignorante que es desconocer

elijo lo segundo, amor mio, que será lo que me salve esta vez. 

domingo, 6 de noviembre de 2011

sábado, 5 de noviembre de 2011


Got a secret Can you keep it? Swear this one you'll save better lock it, in your pocket. If I show you then I know you won't tell what I said. Why do you smile? ... like you have told a secret now, you're telling lies cause you're the one to keep it. But no one keeps a secret while we do our darkest deeds. Do we tell?
They burn in our brains become a living hell cause "everyone tells everyone tells"
Look into my eyes, now you're getting sleepy. Are you hypnotized by secrets that you're keeping? I know what you're keeping.
Got a secret Can you keep it? Swear this one you'll save better lock it, in your pocket taking this one to the grave. If I show you then I know you won't tell what I said cause two can keep a secret if one of them is dead…


martes, 20 de septiembre de 2011

=)


Quiero que seas muy feliz, a pesar que quizá este no es el mejor momento de tu vida. 
Quiero que seas feliz después de todo. 
Más allá de nosotros. 
Eso es querer a alguien, desearle lo mejor, siempre.
Pase lo que pase.
Y mientras me dejes acompañarte, ahí voy a estar. 
Te quiero.


lunes, 12 de septiembre de 2011

Nada por fuera, Nada por dentro.


Había planeado muchas veces ese momento, pero llegó finalmente el día y se sintió confundida. ¿Eso era lo que realmente quería? Había estado juntando esas pastillas desde hacía meses. Parte que se robó de la farmacia donde trabajaba, parte que fue sacando de la casa de un familiar, un viejo tío que ya ni se acordaba que tenía que tomar, ni cuando, ni cuánto. Por suerte para él, que estaba tan ido de la realidad y por desgracia para ella, que ahora contaba con una cantidad más que suficiente para dormir por siempre. Semanas atrás lo pensó todo. Dejo todo listo en su departamento, todo ordenado. La ropa en bolsas, la heladera vacía, los estantes vacíos, el lugar entero la reflejaba. No había nada por fuera, no había nada por dentro. Fantaseaba con el momento en el que alguien, quizá el portero del edificio, la encuentre. Tenía terror que pasen días y que la comida se pudriera. No pensó en ese momento que la que iba a estar bastante podrida era ella misma. O lo que quedaba de ella. Ya está, no importaba. No podía ponerse a pensar en eso ahora. Tomo coraje, buscó la botella de vodka que tenía guardada en uno de los estantes de la cocina, tomo las cajas de sedantes y salió al balcón. Miró la ciudad desde el piso 11, miró a la personas caminando, pequeños, insignificantes.  
-¿Alguien sabrá que acá arriba, en este pequeño rincón, hay una mujer a punto de morir? Pensó.
Tenía ganas de gritarles a todos que la vida es una mierda, que su vida era una mierda, y que no había motivo alguno para vivir. Que todo era una mentira. Se sentó, prendió un pucho y abrió la botella. Entre cada movimiento, cada acción, había una brecha de 20 minutos al menos en los que buscaba un motivo, por más insignificante que sea, de posponer su fecha de vencimiento. Pero no lo encontraba. Todo estaba listo para su partida. En ese momento hubiese dado la vida por una llamada, porque el celular vibre sobre la mesita del balcón. Pero no había llamadas. Nadie tocaba la puerta. Ningún vecino necesitaba azúcar. Nada. Silencio. Solo las bocinas de la ciudad, alguna voz lejana que llegaba desde los otros balcones. Notó que en el edificio de enfrente había una pareja gay a punto de cenar. Los miró un rato, sintió pena por ellos. Y por ella misma también, que se estaba muriendo y nunca pudo amar. Nunca fue sincera. Nunca fue ella misma. Quizá por eso se estaba muriendo.
- Y si soy yo misma, me mudo lejos y sigo viviendo? Pensó. Era imposible, no podía desaparecer y empezar de cero, habían sido 30 años de mentir y mentirse. Ahora, era momento de terminar.
-¿Habrá algo más allá? ¿Reencarnaré en otra cosa? Cuantas estupideces piensa uno antes de morir. ¿Y si no hay más nada? ¿Si lo que queda es un eterno vacío? Entonces va a ser como la vida misma, y nada habría cambiado.
Tomo las dos cajas.
Con media botella antes de dormirse.

jueves, 31 de marzo de 2011

Lo vi. Cambió mi vida


El día había empezado mal, y todo indicaba que no iba a cambiar a lo largo de las horas. Me levante temprano, traté de peinarme lo mejor que pude. ¿Vieron esos días en los que uno hace lo mismo de siempre, pero por algún motivo, las cosas salen mal? Así fue todo el miércoles 30 de marzo. Lo mejor que pude no exactamente un peinado bien hecho, es sacarme el pelo de la cara y todavía parecer un ser humano.

Salí, tome el colectivo para ir al centro. Viaje parada y parecía que todo el universo se había complotado para salir a la misma hora y tomar la misma autopista.

Traté de hacer los trámites lo más rápido que pude. O sea, para una denuncia que tarda 15 minutos, estuve 2 horas. Así es mi país. (...) 

 Estaba de mal humor, transpirada y cansada.  Estaba harta. Y tenía hambre.

Pero entré. Entré al hospital y a pesar de estar muy lejos de mi hogar, me sentí en casa. Me senté un segundo para descansar.

Lo vi.  Paso con un ambo gris. Mi Dr G.

Y un pequeño (no tanto) detalle cambió mi mañana, mi día. 

martes, 16 de noviembre de 2010


No te pares en mi tumba a llorar. 

No estoy ahí.

No estoy dormida.

Soy mil vientos que azotan.

Soy el brillo de diamante en la nieve.

Soy la luz del sol que rebota de un grano.

Soy la llovizna de otoño.

Cuando despiertes en la madrugada,

Soy la corriente de viento que levanta los pájaros en sus vuelos.

Soy la tenue estrella que brilla en la noche.

No te pares en mi tumba a llorar.

No estoy ahí.

Yo no estoy muerta.

sábado, 16 de octubre de 2010

Lo que realmente somos



El mundo no se divide en buenas y malas personas.
Todos tenemos en nuestro interior luz y oscuridad
pero lo que realmente importa son los caminos que tomamos.
Eso es lo que realmente somos.
Porque quien nos quiere no nos abandona jamás.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Hacerlo humo ♠






Recorro mirando las publicaciones de mi facebook®. Un montón de vidas que nunca van a ser como la mía.
No sé si a todos les pasará lo mismo, o de a poco me estoy volviendo un poco más loca, pero cada día que pasa siento que me queda cada vez menos, en parte porque nunca tuve mucho, y en parte porque yo misma voy borrando cosas de mi.
Quizá lo que quiera sea borrarme completamente y al no poder desaparecer, quiera esfumar todo a mi alrededor.

Hacerlo humo.

domingo, 22 de agosto de 2010

Si fuese un nombre, sería nada.



Completamente vacía me siento cuando no soy yo misma. No ser yo es ser yo sin mi. Pero a veces odio tanto lo que soy, a veces me mareo tanto que ni se quien soy en realidad.
¿Qué cosas me gustan, la puta madre?
Delires de domingos sin nada mejor que hacer... Me aburré un poco ser siempre igual... Me aburre que todo me guste poco y que nada me guste mucho, que todo me guste mucho y nada poco.
Nada... Es un buen nombre.
Completamente vacía me siento cuando no se quien soy, cuando no soy yo misma. Ser quien no soy es ser yo sin mi. Yo sin mi es estar sola... no estoy siquiera conmigo... y cuando vos sos lo único que tenés...qué haces? A dónde vas?

Y la música de fondo sigue sonando, atravesando mis pensamientos.
La música me vuelve terrenal, me recuerda que no es necesario saber para ser.
Solo Pensar.

nman

martes, 17 de agosto de 2010



Soy complicada y puede ser. Y esta bien. "No te enrosques" prefiero enroscarme y ser complicada, y no lisa... básica, chata... cuadrada.
Los espirales solo pueden llevar a un lugar: el centro. (edit: el centro de que-carajo me pregunto ahora... pero no lo quiero borrar, por algo lo habré escrito... (?) )
O tal vez no, tal vez van al otro lado, cualquier lado, todos los lados... Infinitos lados y posibilidades. Lo liso y llano no lleva a ningún lugar. Algo básico es predecible. Si, soy complicada. Pero nunca vas a saber que estoy pensando, eso seguro.
Y está bien, no saber, es mejor, es más excitante,
un juego de ruleta, el espiral dibujado al medio, y el destino incierto, no se puede hacer trampa.

jueves, 5 de agosto de 2010

Me importa un pito


No sé, me importa un pito que las mujeres tengan los senos como magnolias o como pasas de higo; un cutis de durazno o de papel de lija. Le doy una importancia igual a cero, al hecho de que amanezcan con un aliento afrodisíaco o con un aliento insecticida. Soy perfectamente capaz de soportarles una nariz que sacaría el primer premio en una exposición de zanahorias; ¡pero eso sí! -y en esto soy irreductible- no les perdono, bajo ningún pretexto, que no sepan volar. Si no saben volar ¡pierden el tiempo las que pretendan seducirme!
Esta fue -y no otra- la razón de que me enamorase, tan locamente, de María Luisa.

¿Qué me importaban sus labios por entregas y sus encelos sulfurosos? ¿Qué me importaban sus extremidades de palmípedo y sus miradas de pronóstico reservado?
¡María Luisa era una verdadera pluma!

Desde el amanecer volaba del dormitorio a la cocina, volaba de comedor a la despensa. Volando me preparaba el baño, la camisa. Volando realizaba sus compras, sus quehaceres...

¡Con qué impaciencia yo esperaba que volviese, volando, de algún paseo por los alrededores! Allí lejos, perdido entre las nubes, un puntito rosado. "¡María Luisa! !María Luisa!"... y a los pocos segundos, ya me abrazaba con sus piernas de pluma, para llevarme, volando, a cualquier parte.

Durante kilómetros de silencio planeábamos una caricia que nos aproximaba al paraíso; durante horas enteras nos anidábamos en una nube, como dos ángeles, y de repente, en tirabuzón, en hoja muerta, el aterrizaje forzoso de un espasmo.

¡Qué delicia la de tener una mujer tan ligera..., aunque nos haga ver, de vez en cuando, las estrellas! ¡Qué voluptuosidad la de pasarse los días entre las nubes... la de pasarse las noches de un solo vuelo!

Después de conocer una mujer etérea, ¿puede brindarnos alguna clase de atractivos una mujer terrestre? ¿Verdad que si hay una diferencia sustancial entre vivir con una mujer que vuele o con una mujer que tenga las nalgas a setenta y ocho centímetros del suelo?

Yo, por lo menos, soy incapaz de comprender la seducción de una mujer pedestre, y por más empeño que ponga en concebirlo, no me es posible ni tan siquiera imaginar que pueda hacerse el amor más que volando.

Oliverio Girondo

martes, 3 de agosto de 2010

Necesitaba gritar.



Era tarde, estaba acostada ya. Daba vueltas en la cama, no podía dormir. Necesitaba gritar. El
frío penetraba por el costado de la ventana mal cerrada.
Lo pensé.
Me levante.
Busqué algo que me abrigue, me puse lo primero que encontré. Bajé las escaleras sin hacer demasiado ruido, tenía miedo que alguien escuche mis pasos. Abrí con cuidado la puerta...
Salí.
El frío se hizo sentir en cada parte de mi cuerpo. Lo volví a pensar... dude. Pero decidí seguir adelante. Necesitaba gritar. Corrí lo mas rápido que pude hasta las vías. Miré el reloj, era casi media noche y sabía que el último tren estaba por pasar. No se si fueron 5, 6 o 10 minutos los que tuve que esperar para que pase. No se si fueron 10 minutos o toda la vida, ya no estaba ahí.
La vi.
Una pequeño destello que se iba acercando, una pequeña luz mas cerca, cada vez más cerca. Me encandilaba... Ya no veía y el ruido de las vías me había ensordecido. Estaba cerca, llené mis pulmones de aire y por fin, pasó.
Grité...
Grité todo lo que pude, ya no importaba si todo el pueblo podía oírme, el ruido de las viejas vías tapaba (casi) cualquier cosa. El tren se fue, y yo volví a casa, renovada. Necesitaba sacar todo lo que había dentro de mi.
Todo lo que había dentro de mi.

martes, 20 de julio de 2010

El mundo tiembla bajo tus pies.



El mundo tiembla bajo mis pies.

Vuelvo a escribir, y no hay muchos porques, no hay vueltas. Vuelvo a escribir nada mas porque tengo ganas. Quizá las palabras se acumularon durante mucho tiempo dentro de mi. Es hora que las palabras salgan... Siempre, hay más espacio afuera que adentro... Vuelvo con el mismo nombre, porque soy la misma. Sí, muchas cosas cambiaron... pero mentiría si dijera que soy distinta. Soy la misma, enfrentando situaciones distintas y parecidas. Vuelvo con el mismo nombre, sí... Porque es el nombre que me identifica... porque el pedido de "no me abandones nunca" sigue vigente. No tiene la misma connotación que llevaba antes (para los que recuerdan "viejo" blog) aunque la autora es la misma! :). Para mí, la mejor terapia es sentarme a hacer letra mis pensamientos... ¿un poco locos? puede ser... Nadie esta totalmente cuerdo, y hoy puedo decir que soy feliz (trato de ser feliz) con mi pseudo-locura... El blog es público y todos están invitados a leer y a comentar.

cuando el mundo tiembla bajo tus (mis) pies,
no hay nada mejor que escribir.
nman.